Belleza

Solo una adicta a los bálsamos labiales entenderá

By  | 

Chicas, les había compartido por Facebook un artículo de Buzzfeed que contaba 17 cosas que una adicta a los bálsamos labiales entenderá. Quise replicar esto con fotos propias, no conseguí para cada uno de los puntos, pero prácticamente todos me identifican, ¡vamos a verlos!

Si eres adicta a los bálsamos labiales…

Para ti no existe algo como “tener demasiados bálsamos labiales”.

No quise contar cuántos tengo, pero gran parte de mi colección está en otra entrada. Cada vez que viajo me traigo bálsamos que no venden en Chile, así que ahí voy acumulando y acumulando. Pero “muchos” no es suficiente.

Bálsamos Labiales

Admites que eres fan de todas sus presentaciones: de barrita, circulares…

De aplicar con los dedos…

En general esta es la presentación que menos gusta porque es más sucia. Y aunque sí estoy de acuerdo con eso la verdad es que seguiré teniendo este tipo de presentación si es algo que no he usado antes 😛

Bálsamos Labiales

Con colorcito

No soy tan fan de los bálsamos labiales con color. Siento que si pigmentan no hidratan bien y viceversa. De todos modos tengo un par con color y de repente compro para ver si valen la pena. En general no lo valen ¬¬

Bálsamos Labiales

Estos no los compre yo, me los regaló mi mamá de un viaje y la verdad me gustaron más de lo que pensé.

Bálsamos Labiales

Los de frutas siempre son una apuesta segura. La frutilla la lleva y el chocolate también es un clásico. Yo tengo ambos sabores en una barra, ¿Qué mejor?

Bálsamos Labiales

Usas desde los más serios y medicinales

Varias veces he contado que tengo los labios muy secos y dañados en general. Por eso los medicinales son una NECESIDAD.

Bálsamos Labiales

Pasando por los clásicos de siempre

Me repito, pero me parece que en Chile es más clásico Blistex que Chapstick.

Bálsamos Labiales

Acá no tengo foto, en mi defensa a la adicción debo decir que ninguno de mis bálsamos labiales es infantil 🙂

Esto sí es cierto, tengo uno en varios lugares de la casa para que siempre esté a mano en caso de necesitarlo.

Bálsamos Labiales

En el auto tengo uno que se ha derretido y vuelto a solidificar. En el desastre de velador que tengo hay cuatro arriba y ¡varios más en el cajón!

Una visita a la farmacia nunca está completa si no compras un bálsamo labial nuevo

En este punto les cuento que una vez tuve que pasar de emergencia a una farmacia porque se me había quedado el bálsamo. Iba a estar un par de horas en un cumpleaños y necesitaba hidratación.

Te lo aplicas compulsivamente, hasta cuando no lo necesitas

Suelo reaplicarme cada vez que noto que ya no queda en los labios. Aunque me encantan los labiales a veces es un suplicio usarlos, porque siento que me falta bálsamo labial.

Bálsamos Labiales

Sabes bien que desde temprana edad, tu pasión por los bálsamos labiales ha estado presente

Tampoco tengo imagen acá, pero como anécdota les cuento que de niña guardaba las barras vacías. En un momento se me pasó por la cabeza que prohibían los bálsamos por ser adictivos. Por lo tanto solo dejarían que la gente que ya era adicta comprara bálsamo labial. De ese modo guardaba los envsases vacíos como prueba de que yo ya era adicta 😛

 Tu portamaquillaje obviamente no tiene uno, tiene varios

En general no uso cosmetiquero. Y aunque de vez en cuando lleve uno no tengo un bálsamo ahí porque ando trayendo siempre uno en la cartera.

También debes admitir que es poco probable que uses una barrita por completo sin perderla antes

Debe haber un cielo a donde van todos los bálsamos labiales que compramos y se pierden sin haberlos terminado. Aunque en general yo no los pierdo… los encuentro meses después en algún bolso o abrigo.

Nada como la sensación de placer que sientes al aplicarte un bálsamo nuevo

Y de hecho, leer este post te hizo sentir la necesidad de aplicarte un poquito en tus labios

¡Yo siempre siento esa necesidad!

Bueno, definitivamente soy una adicta a los bálsamos labiales y creo que lo seguiré siendo. ¿Los usas?

¡A compartir y comentar!

3 Comments

  1. Daniela Iglesias

    30 Junio, 2016 at 23:44

    Ay jajaja que chistoso este post! Me dio mucha risa tu anécdota de cuando chica, que guardabas los envases como prueba de tu adicción, jaja qué linda! Ay yo no quiero contar cuántos tengo pero seguro son más de 30. También mis menos favoritos son los en pote, me carga que me quede el dedo embetunado, aparte como traen mucho no se acaban nunca y me terminan aburriendo (como esos de Agatha Ruiz de la Prada) 😛 A mi si me gustan con colorcito y los que menos tengo son los medicados, para cuando tengo los labios partidos extremos uso el Reve de miel de Nuxe y santo remedio! Y tengo varios infantiles de Hello Kitty y Minie Mouse 😛
    Saludos guapa!

    • Claudia Pino

      1 Julio, 2016 at 00:16

      Ay! He escuchado demasiados buenos comentarios del de Nuxe! Creo que tend´re que pecar una vez más, lo necesito en mi vida, jaja, para acompañar la gran cantidad que tengo 😛 Saludos!

      • Daniela Iglesias

        1 Julio, 2016 at 14:19

        Ay es que el de Nuxe es infaltable en la colección de una amante de los bálsamos! Es como el bálsamo más distinto al resto que he probado, para empezar: es mate! si te dejas puesta una buena capa durante toda la noche hace milagros 🙂 en la caja dice que es testeado en condiciones de frío extremo en Canadá jeje Saludos bella!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Left Menu Icon
Dice la Clau