Moda y Tendencias

The true cost: un documental que hay que ver

By  | 

Es raro que hable de películas o series en el blog, pero cuando vi el documental The true cost me quedó dando vueltas y supe que tenía que hablarles de él. Sobre todo porque se relaciona directamente con un tema que nos encanta: la moda.

The true cost

Este documental aborda la industria textil y nació a partir del accidente en Rana Plaza, en Bangladesh, donde el edificio colapsó en abril de 2013 y dejó más de mil muertos y más de 2 mil heridos. Una de las cosas terribles de la historia es que los trabajadores habían avisado de la aparición de grietas en la estructura y así y todo los hicieron trabajar.

The-True-Cost-5-min

Esta chica estaba en el accidente de Rana Plaza y tuvieron que amputarle parte de las piernas.

El documental está disponible en Netflix y yo espero que lo vean, no pretendo contarles acá todo lo que trata, pero sí me gustaría compartir algunas reflexiones.

Yo, como todos supongo, a veces voy a vitrinear ropa. Por ejemplo, si voy a Patronato espero encontrar ropa barata y si veo un chaleco de $12.990 me parece que es caro. Pueden decirme que soy apretada o lo que sea, pero es una sensación, pienso que no vale la pena comprar un chaleco en Patronato a ese precio. Sin embargo, si lo pienso bien… mientras más barata es la ropa más barato es el costo de haberla fabricado. ¿Y quiénes pagan? Los trabajadores, personas que deben aceptar sueldos ridículamente bajos.

The-True-Cost-3-min

Desde occidente exigimos ropa cada vez más barata, entonces las marcas exigen a sus proveedores ropa a un costo menor. A ver, no creo que la “culpa” sea de los consumidores, creo que es de un sistema que está falto de control y que traspasó límites. El tema sería una gran reflexión sociológica, psicológica y todos los logos que se les ocurran, que no pretendo realizar acá.

Pero quiero que pensemos en lo que tenemos, ¿es necesario comprarse ropa todo el tiempo? Y ojo, que esto es un auto tirón de orejas, si a alguien más le llega yo no me hago responsable. El nacimiento del fast fashion creó una necesidad inexistente, hay marcas de ropa que sacan nuevas colecciones constantemente y nosotros creemos que necesitamos al menos algo de eso nuevo. Lo que no es cierto.

The-True-Cost-6-min

Típicas marcas de fast fashion son algunas que han llegado en el último tiempo a nuestro país (y otras que llevan más): H&M, Forever 21, Zara. Las marcas propias de las grandes tiendas también las clasifico en esta categoría: Opposite, Sybilla, Index.

Encuentro genial que tengamos más opciones, pero si eso significa que una mujer tiene que dejar a su hija para poder ir a trabajar por un dólar al día, entonces no sé si vale la pena. ¿Podemos hacer algo al respecto como simples mortales? Lamentablemente creo que no. No se trata de dejar de comprar en esas tiendas porque es probable que las marcas ni lo sientan, son los dueños y gerentes de esas marcas a quienes se les tiene que caer la teja. Pero si ganan millones de dólares y con eso tienen lo que quieren ¿irán a cambiar? Difícil.

The-True-Cost-2-min

Lo que hay que cambiar es la mentalidad de las nuevas generaciones, no sé bien cómo se logrará, pero hagamos pequeñas cosas con las que nos sintamos bien. Eduquemos de la mejor manera a nuestros hijos, compremos menos ropa, reciclemos lo que podamos, no sé, ¿qué se les ocurre?

The-True-Cost-4-min

Mucha de la ropa que se dona en el primer mundo va a parar al tercer mundo, para venderse por kilo y un montón termina en vertederos.

Por el momento las invito a ver el documental The true cost para que algo se les mueva. Chile será aún un país tercermundista, pero creo que algo como las fábricas textiles de Asia no tenemos. Nuestro río Mapocho (para las metropolitanas) no será el más limpio, pero no nos trae cientos de enfermedades como el Ganges.

The-True-Cost-1-min

Andrew Morgan es el director de la película.

Vean The true cost para que sigamos la conversación que da para mucho. Y si alguna tiene un emprendimiento con ropa de segunda mano o con materiales orgánicos, pues compártalo, que como dijo la abuela sauce una pequeña gota luego crea grandes ondas.

¿Has visto este documental? ¡A compartir y comentar!

6 Comments

  1. Camiji

    29 Agosto, 2015 at 01:21

    Lo tengo pendiente, es muy necesario para mí verlo.
    La verdad es que yo personalmente sí dejé de comprar en esas tiendas hace varios meses y otras marcas (incluso de cosmética) que han sido denunciadas por trabajo esclavo, pero siento que es inútil… tengo que evaluar bien qué hacer, además de educar a mi futuro hijo al respecto.
    Cariños, qué bakán que escribieras un post al respecto <3

    Camiji
    https://beautyfriendsf.wordpress.com/

    • Claudia Pino

      18 Septiembre, 2015 at 08:57

      Si aún no lo ves tienes que hacerlo! Jaja, la verdad es que está bueno, o sea, por una pare es terrible ver la realidad de tantas peronas, pero la idea justamente es que se genere conciencia. Yo a veces tengo una visión pesimista del mundo entonces pienso “para qué cambiar”, pero en realidad deberíamos hacer lo que está en nuestras manos aunque parezca poco… no sé, creo yo. Saludos!

  2. Mónica

    2 Septiembre, 2015 at 15:07

    Todavía no lo veo, pero creo que esto del fast fashion es un círculo vicioso que va a ser muy difícil de parar, y que incluye tanto a los consumidores como a los productores de ropa. Entre que la gente compra y compra cosas que 1. no cuida, y 2. que nunca las usa, y que si llegan a reciclarlas existe poca tecnología para obtener un resultado de calidad, no se avanza mucho. El precio en sí no es el problema, lo preocupante es que el costo de la mano de obra se usa como “justificación” para el bajo precio, y no se buscan maneras más sustentables y dignas para las personas para mantener esos precios (y así ser más accesible para la gente que no tiene tanto dinero para gastar en ropa), y que a la vez no sean tan dañinos para la sociedad y el medioambiente.

    • Claudia Pino

      18 Septiembre, 2015 at 08:53

      Efectivamente, cuando se entra en esos círculos es difícil salir, por eso es importante que las personas tomemos conciencia, no se trata de eliminarlo completamente, pero sí de mejorar las condiciones de esas personas que trabajan haciendo “nuestra” ropa. Espero ya lo hayas visto el documental o lo veas, está muy bueno. Saludos!

  3. Pingback: Las Joyas de la Reina: joyería sustentable - Dice la Clau

  4. Pingback: Panoramas de fin de semana: Feria de Comercio Justo y Expo Materia Prima. - Dice la Clau

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Left Menu Icon
Dice la Clau