Moda y Tendencias

Los vestidos de los Grammy 2015

By  | 

Sí, hoy nos toca revisar los looks de la alfombra roja de los Grammy, realizados ayer. He estado un poco desaparecida, algo ocupada, pero espero poder ponerme al día de acá en adelante y no podía quedarme fuera de criticar los looks de la noche.

Llámenme anticuada o conservadora, pero creo que a los Grammy les falta glamour y elegancia. No sé si tiene que ver con que los músicos son más extravagantes y desordenados, pero para mí una alfombra roja exige atuendos impecables y eso cuesta verlo en estos premios. Al contrario de los que pasó con los Golden Globe mi saldo es más bien negativo, vamos a ver por qué.

De todos modos me gustaría empezar con lo mejor de la noche:

1

Tailor Swift para mí fue la mejor de la noche. Sin dudas. Viste un Zuhair Murad y aunque le hubiese agregado 10 centímetros más a la parte corta de la falda está perfecta. El color le queda bien y las líneas del vestido son impecables. Además le da un giro con las sandalias color magenta. Katy Perry me sorprendió. Escogió un vestido de la misma firma Zuhair Murad, lo hubiese hecho un poco menos transparente en la falda (al menos la parte superior), pero se ve bien. Otra de mis favoritas fue Gwen Stefani en un jumpsuit de Atelier Versace, diferente y entretenido sin ser vulgar y continúa siendo elegante.

 2

Nicole Kidman eligió un vestido corto de Mugler y de manga larga. Dígamoslo, ya no es una jovencita, pero tiene un cuerpo increíble y sabe cómo lucirlo. ¡No es necesario mostrar de más para verse sexy! Y Nicole lo demuestra. Miley Cyrus usa Alexandre Vauthier y sería una de mis favoritas si no tuviera esos cutouts de las caderas hacia abajo, esos sobran (bueno, falta tela). Jhene Aiko se ve correcta en un vestido pálido de Alberta Ferretti, pero tampoco es deslumbrante. Lo elegí porque, aunque es un poco fome, es más elegante que muchos de los vestidos que pasaron por esta alfombra.

 3

Y pasamos a los famosos escotes. Una vez más llámenme anticuada, pero es que no lo entiendo. Los bustos grandes tienen que usar escotes menos pronunciados, al menos en un evento de gala. El Tom Ford de Nicki Minaj y el Brandon Maxwell de Lady Gaga estarían mucho mejor con escotes más cubiertos. Son vestidos bonitos que llegan al límite de la vulgaridad con esos escotes. ¿Quiénes sí pueden usar escotes profundos? Las mujeres más planas, acá pongo de ejemplo a Anna Kendrick usando Band of Outsiders.

 4

Vamos llegando a lo peorcito de la noche (bajo mi punto de vista, claro). Rihanna usa un voluminoso Giambattista Valli, el color se ve increíble con su tono de piel, pero la silueta no es correcta, se pierde en ese vestido. El Jean Paul Gaultier de Kim Kardashian tiene demasiados elementos en hombros y bolsillos, además de también mostrar mucho escote y mucha pierna. Beyoncé usando Proenza Schouler no fue nada especial. No sé si está ganando algo de pedo p el vestido no le favorece, pero se ve más grande.

5

Terminamos con lo terrible. ¿Qué le pasó a Joy Villa? Iba de camino y recordó que no tenía vestido, entonces se bajó en una construcción y tomó ese plástico con el que cierran zonas. Eso pasó para mí. Si ese vestido fuera de tela real podría verse bastante bien, pero esto es un chiste de muy mal gusto. Como el mal chiste de Madonna. Cuando lo vi por delante me pareció terrible, pero una vez más pensé en que los músicos son extravagantes y tienen que vender su música (escogió un atuendo como el que usaba en su último video). Un estilo torero horrible, pero bueno. Hasta que encontré una imagen por detrás. ¿De verdad había que mostrar así el trasero? Terrible. Y terrible que lo firmara Givenchy.

6

Paso a maquillaje y no hay demasiado que decir. La tónica de la noche fue el no make up make up. Caras muy simples casi si  maquillaje. Rihanna desde lejos parecía que se venía levantando, se ve mejor en un close-up. Labios nude, nada especial.

7

Los delineados (ya sea en negro o azul, como Tailor) también se vieron bastante. Un poco más fuertes estos tres también escogen nude en los labios. Nada muy llamativo, démosle protagonismo a los vestidos.

Y ese fue mi análisis, sé que muchas no están de acuerdo, pero esa idea de que cada quien haga lo que quiera no va conmigo. Me molesta que la elegancia esté quedando de lado y agradezco que no se haya extendido hacia otras alfombras rojas, ojalá la extravagancia (o mal gusto) se quede en los Grammy. Una cosa es que nos guste o no un vestido, otra es que sea apropiado para el evento en cuestión. Ya me darán sus propias opiniones. El próximo análisis es el de los Oscar ¡y cuanto me entusiasma!

Fuente de imágenes: SModa de El País.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Left Menu Icon
Dice la Clau